Rusia y Argentina, los que más aumentaron sus reservas de oro