Cerro Solo, la Clave del Uranio

(Diario de Cuyo)

Es uno de los reservorios más grandes del país y su puesta en funcionamiento podría abastecer de combustible a las tres centrales nucleares nacionales durante toda su vida útil.

Un Cerro Solo, no tan solo, sino más bien poblado de uranio. Este yacimiento ubicado en la provincia de Chubut posee una de las reservas de uranio más grandes de Argentina. Según los datos ofrecidos por CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica), el yacimiento de Cerro Solo contiene 8.754 toneladas de uranio recuperable, que se establecen dentro de la categoría de recursos razonables asegurados.

No existe por el momento extracción de uranio en ninguna zona de Argentina. Pero según informó la CNEA, existen zonas de objeto de prospección y exploración a su nombre en las provincias de Salta, Catamarca, La Rioja, Mendoza, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. También están gestionando cuatro áreas de cateo en La Pampa y tres en San Juan.

“El yacimiento argentino más importante por sus características sigue siento Sierra Pintada, en Mendoza. Pero por su legislación sigue en stand by. Si Cerro Solo evoluciona y entra en acción, podría abastecer con recursos nacionales a los requerimientos de combustible de las centrales nucleares Atucha I, Atucha II y Embalse, durante toda su vida útil”, dijo Roberto Bianchi, Gerente de Exploración de Materias Primas de CNEA. Y continuó: “Es un yacimiento de tamaño mediano con grandes posibilidades. Tiene una potencialidad cercana a las 10.000 toneladas de uranio metálico. Pero su mayor importancia es que se encuentra en etapa de evaluación económica y, a la vez, se asocia a otras zonas mineralizadas adjuntas que pueden acrecentar la cantidad de toneladas de uranio potenciales en Cerro Solo”.

Autoridades de CNEA también adelantaron que de evolucionar la exploración en el yacimiento, se generaría puestos genuinos de trabajo directo e indirecto en la zona. Además de desarrollarse capacidades técnicas relacionadas a la temática minera.

Según los estudios realizados hasta el momento, el yacimiento de uranio chubutense, además de un gran reservorio mineral, posee la posibilidad de explotación subterránea. “El método de extracción en realidad no es una elección: esto depende de las variables físicas, químicas, de tratamiento y procesamiento de la roca que contiene al mineral. Hay que ver si la relación costo-beneficio permitiría la explotación subterránea”, explicó Bianchi.

La situación actual del uranio no es de las mejores de su historia. Hoy en día, el valor del mineral energético ha disminuido considerablemente en el mercado internacional. Y las exploraciones del mismo, a nivel mundial y nacional, entraron en una pausa específicamente por lo ocurrido en Japón, donde un terremoto produjo graves daños a distintas centrales nucleares, como la de Fukushima, produciendo una alarma global por la contaminación con material radioactivo. Esta situación retrajo los valores y exploraciones de uranio, el cual se utiliza como combustible de estas centrales nucleares productoras de energía.